Creemos que hay un rasgo común en nuestra práctica, sea en el ámbito del estudio como en la actividad académica, que identificamos como una actividad reflexiva frente al hacer.

No concebimos la arquitectura escindida del pensamiento, ni la imaginación separada de la acción.